martes, 14 de marzo de 2017

Permiso, ¿Que tal?

Vuelvo a ponerme cómoda en mi espacio, en mi lugar y no casualmente con un par de auriculares y un cafe en mano. Esa fui yo durante mucho tiempo, y es la misma que sigo siendo. 
Entre tanto que pasó, tanto que fui o volvi, que ya ni lo sé porque ni recuerdo qué fue lo que hice, entendí que necesitaba una vez más mi espacio. Que tal, me llamo Ana, tengo tantos problemas como antes, ponete cómodo, si querés podes leerme (o volver a leerme) entre tanto drama, sino podes escuchar la canción que suelo recomendar en cada post. 
Siento que vuelvo desde cero, y que necesito aclarar varias cosas por si no te enteraste de mí, lo que puedas llegar a encontrar no siempre es real, me gusta el drama y sobre todo la ficción, hay cosas que están enteramente exageradas, y hay otras que las cuento con la exageración que se debe. A veces me siento comoda escribiendo poesías, otras simplemente descargo un día horrible. Doy explicaciones por cuestiones prácticas no porque quiera darlas, al fin y al cabo siempre tengo claro que es el único espacio que es enteramente mío y hago y escribo lo que se me da la gana, aunque generalmente con un mejor vocabulario. Otra de las cosas que suelo hacer es narrar con una canción de fondo, y las suelo recomendar por el ambiente que genera. Hoy no te sorprendo, es una de mis bandas nacionales favoritas, Divididos, El 38. La razón: son las ganas de volver a esta rutina que solía tener. 


Hasta otro día. Ana.




No hay comentarios:

Publicar un comentario