martes, 8 de diciembre de 2015

Siempre en el fondo, siempre lejos, siempre tan vacía y tan perdida. Sin encontrarme, ni siquiera intentándolo, escuchando una canción y creyéndome la letra como una película de mi vida, en matices grises, en la voz del flaco, una utopía diaria, de cortinas de estrellas, y libros sobresaliendo historias de sangre. Escribiendo mi vida abajo de una nube.  De una  nube a punto de llover.

¡Toma una copa hombre de cristal, volvamos a vibrar, es un amor de primavera, que anda dando vueltas! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario