jueves, 4 de febrero de 2016

Fue septiembre

Es septiembre, "la primavera", genial, para la gente que saluda a los meses por redes sociales,y todavía más para los de los hashtags;  para la gente de diecisiete años que vive en la patagonia, que no usa hashtags, ni saluda a los meses, que le gusta la introspección personal, las series, los libros y el café, para ésa gente, sólo es un mes más, que se repetirá hasta que pierdan definitivamente su memoria, no es anemia, no es antisocial,(bueno un poco si)  pero no es una enfermedad, sólo nos conmueve la lejanía de lo que no sentimos. Y qué no siento? no siento el frío, porque me encanta cargar con kilos de abrigos, no siento el dolor de ver partir a mis abuelos, porque ellos me dejaron mucho antes de que yo pudiese despedirlos, tampoco siento que soy una persona fácil de conmover, ni de gustar, pero eso no me duele, no me hiere porque es una parte que no causa un algo en mi persona, como cuando te cortas o lastimas tan fuerte que dejas de percibir el calor, los golpes, o lo que sea. Pero bueno, tampoco siento la primavera. Una vez sí, una vez fue simbólico, pero sólo porque tuve un buen día, nada que haya querido recordar hasta un martes del 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario