lunes, 2 de marzo de 2015

Retoño mío.

Las hojas se aproximan al suelo. 
Que caigan encima, que abriguen el alma, que froten las heridas y las seque. Cure el olvido y el gustito amargo de no poder dormir porque ya no estás. 
Acolchen las penas, y cuando vuelva el viento, devuelvan las sonrisas de todas las primaveras. Que florezca lo irracional, la pasión de querer seguir. Despertando el poder de la individualidad. Olvidando el apego del pasado. Viendo un porvenir puro. Y dándome aire para sentirme yo. O para sentirte vos. 

Cuando crujen las hojas se me comprime el corazón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario